Turismo religioso

Postales: Los caminos del espíritu, nutrir el alma

La Semana Santa es una de las fechas más esperadas por la feligresía católica ya que en si misma contiene todos los postulados de la Fe, desde la Pasión de Cristo a su Resurrección, en su trascendental e histórico paso por la humanidad.

Con aciertos y errores, la historia se encargó de plasmar en sus manifestaciones culturales aquel mensaje de Amor, dejando una huella en las expresiones de lo espiritual.

San Ignacio – Misiones

 En la actualidad, en estos días de recogimiento religioso, los ciudadanos creyentes en general aprovechan el fin de semana largo para movilizarse en búsqueda de destinos donde poder disfrutar de momentos de tranquilidad y sosiego, alejados de las rutinas laborales. Esto sucede desde tiempos inmemoriales, las personas se han desplazado por motivos religiosos, buscando santuarios para hacer sus ofrendas, pedir milagros o cumplir importantes promesas. La fecha es ideal para este tipo de turismo.  
( También se da para un turismo con un tinte más consumista, que sólo aprovecha la ocasión para pasear  y de paso -si da- conocer el patrimonio cultural ligado a los monumentos religiosos que bien pueden aportar una cuota de reflexión en la estadía turística ).

Cuzco – Perù

 Un campanario sublime, una cúpula, un sendero hacia la cruz o una imagen ( ya sean que están tallados en los materiales más refinados o en las maderas más rústicas ),  pueden despertar un sentimiento que nos conecta con el sentido de los pueblos y sus costumbres. De eso se trata el turismo religioso, encontrarse con los mitos y los rituales, lo que constituye la vital riqueza de las colectividades y grupos humanos.

Turismo religioso…ese tiempo de recorrer lugares, conocer credos, entender la diversidad, acercarse a los lugareños, descubrir espacios públicos que se viven como íntimos. 
Nutrir el alma.

Salta – 3457 msnm

Humahuaca – Jujuy

Cachi – Salta

Bariloche – Rio Negro


El turismo religioso es ese maravilloso transcurrir entre caminos que mezclan lo mundano y lo celestial. Cada manifestación humana de la Fe es única porque representa en si misma a una cultura, un estilo de vida, una tradición. 

Más allá de las diferencias, la Fe une los corazones, los guía por el sendero que  va al encuentro de la naturaleza más pura y simple del ser humano: la búsqueda ascendente de los caminos que conducen a su eterna espiritualidad.

Fotos y texto: Ana Claudia Simes

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s