Postales del otoño

Quedarse en casa

Quedarse en casa no es sólo aislarse del exterior, es encontrarse con paredes donde están colgados -igual que la enredadera- los sueños, el amor, los odios, las esperanzas, el recuerdo de los ausentes, las charlas del presente y los miedos, todos los miedos.

Entonces, ni los sueños , ni el amor, ni los odios o las esperanzas, ni los recuerdos son los que son hasta que no estamos a solas, con todos ellos, susurrándonos desde las murallas, espejos que sólo se reviven y se ven cuando nos quedamos en casa.

Avanti, sin miedos. Quedate en casa.


A propósito de la pandemia, de quedarnos en casa, en su segunda temporada.


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s